Fútbol Internacional

Boca gana de camiseta.

Se suele decir que hay equipos que ganan de camiseta. Otros definen esa situación como Mística, algunos, más coloquialmente lo llaman suerte. Lo cierto es que equipos como Boca Juniors no necesitan jugar bien para ganar, muchas veces con ajustar tuercas y correr más que el rival suelen sortear situaciones complejas.

Los colombianos son protagonistas.

En un equipo que históricamente se caracterizó por la garra, la entrega, el pundonor y el orgullo, el aporte de los jugadores colombianos, hablamos de Cardona, Fabra, Barrios y en menor medida Pérez, se puede tomar como un valor agregado a lo ya expuesto anteriormente como la genética propia del club de la rivera.

Fabra desde el fondo le da una salida limpia al equipo y se da el lujo incluso de marcar como el otro día ante Temperley. Barrios recupera y pone a jugar al resto y Cardona le brinda buen pie y buenas decisiones a cada acción de juego en ataque.

Es por eso que la relación de los colombianos y el conjunto “Xeneize” es de mutua conveniencia. Los nuestros necesitan madurarse en un equipo que los vuelve hombres, que los prepara día a día para las batallas más complejas del continente. Por otro lado, el equipo de Barros Schelotto requiere del talento de los nuestros, que con su capacidad resolutiva se salen del molde y jerarquizan al plantel.

Este Boca tiene muy buenos jugadores y es candidato a ganar la Libertadores. Rossi, arquero joven pero seguro. Goltz y Magallán, centrales fuertes con carácter y gotas de fútbol, Nandez y su polivalencia, Pablo Pérez y su liderazgo, los goles de Wanchope Abila y Bou, los desbordes de Pavón, quizás su mejor jugador y por supuesto lo que genera a su alrededor el general Tevez, capaz de resolver problemas en cuestión de minutos.

Es Boca, líder supremo del fútbol argentino, matizado por el aroma especial que le dan hoy sus jugadores colombianos. 

Te podría interesar: Al Independiente Medellín, le van a medir el “aceite”.

Mauricio Agudelo Arcila.
Gente, Pasión y Fútbol.