Fútbol Internacional

La humilde familia que enloquece a Roman Abramovich, el millonario dueño del Chelsea

El magnate ruso quiere construir un nuevo estadio a puro lujo, pero se encontró con un pequeño gran inconveniente.

A los 51 años y con una de las fortunas más grandes del mundo, Roman Abramovich no es una persona acostumbrada a recibir un no como respuesta. Sus deseos y sus órdenes suelen transformarse en realidad. Y eso es lo que pensó que iba a suceder cuando se le ocurrió la idea de construir un estadio para 60 mil personas en donde juegue el Chelsea, su club. Pero todo puede fallar…

La humilde familia que enloquece a Roman Abramovich, el millonario dueño del Chelsea

El estadio del Chelsea tendrá capacidad para 60 mil espectadores y será como un templo.

Luego de analizar distintas propuestas y de consultar con varios de los estudios de arquitectura más prestigiosos del mundo, Abramovich eligió y les dio luz verde a sus colaboradores para avanzar con el proyecto de levantar un nuevo Stamford Bridge.

Con mil millones de euros disponibles, las maquetas 3D, los planos y los permisos municipales no demoraron en estar listos para comenzar con el último berretín del magnate ruso. Sólo quedaba “charlar” con algunos vecinos para comprar sus propiedades y, así, poder llevar a la realidad un estadio que, dicen, tendrá una capacidad para 60 mil espectadores y cuanto lujo se conozca.

La humilde familia que enloquece a Roman Abramovich, el millonario dueño del Chelsea

El estadio del Chelsea tendrá capacidad para 60 mil espectadores y será como un templo.

Pero ahí, justamente ahí, empezaron los problemas para Abramovich. Es que Nicolas y Lucinda Crosthwaite, una pareja que lleva viviendo 50 años justo enfrente de donde se levanta el estadio, se niega a irse. Y no sólo eso: también presentó una queja ante el Consejo de Hammersmith y Fulham, aduciendo que la construcción del nuevo estadio impedirá que la luz del sol acaricie su hogar…

Luego de la presentación, los Crosthwaite también consiguieron un recurso judicial en contra del permiso de planificación que le había sido otorgado al Chelsea hace más de un año y que había sido rubricado por Sadiq Khan, el actual alcalde de Londres. Así, la construcción quedó en stand by hasta que el tema se resuelva y, lógico, generó la ira de Abramovich.

La humilde familia que enloquece a Roman Abramovich, el millonario dueño del Chelsea

El estadio del Chelsea tendrá capacidad para 60 mil espectadores y será como un templo.

La humilde familia que enloquece a Roman Abramovich, el millonario dueño del Chelsea

El estadio del Chelsea tendrá capacidad para 60 mil espectadores y será como un templo.

Su primer impulso, como siempre, fue subir la oferta económica para que los Crosthwaite modificaran su postura. Cuentan que les ofreció el doble de lo que vale la propiedad, pero que ni así logró convencer a Nicolas y Lucinda. Y que tampoco tuvo suerte con Louis y Rose, los hijos del matrimonio.

El último intento del dueño del Chelsea fue intentar convencerlos de que retiraran la demanda argumentando que el nuevo estadio “mejorará los servicios económicos, culturales y sociales que brinda” el club. Y avaló su postura con una consulta pública entre 13.000 vecinos en la que el 97.5% apoyó la construcción.

Pero, como decía una antigua publicidad de una tarjeta de crédito, hay cosas que el dinero no puede comprar. Y Abramovich empezó a darse cuenta.

clarin.com